Llevo desde Febrero en el coworking y me siento como en casa. El espacio es amplio, luminoso, limpio… Los compañeros son lo más, siempre nos juntamos para comer y hay muy buen ambiente.
Cada uno de los Llumers nos dedicamos a una cosa pero siempre que necesitamos proveedores contamos primero con los de aquí. Es genial poder retroalimentarse!